El mecenazgo existió a lo largo de toda la historia, y sigue existiendo cuando hablamos de individuos como Ricardo Gago Salinero que estimulan la cultura en los aspectos más significativos, en especial a través de donaciones de objetos históricos y por la publicación de libros.

La llegada del señor Gago al MUCI siempre resulta bienvenida por su afable trato y el profundo interés demostrado a través de las décadas con la conservación y divulgación de nuestro Patrimonio nacional, el cual adquiere dependiendo de las posibilidades y con interés noble cede al Museo. Elementos exhibidos en nuestras salas de exposiciones han sido adquiridos por él durante años en diferentes partes del mundo, para luego donarlos a la colección histórica del MUCI y complementar distintas muestras museográficas.