Fecha: siglos XVI-XVII
Material: cerámica
Técnica: mayólica
Dimensiones: 14 cm x 14 cm x 2 cm
azulejo

El azulejo es una pieza alfarera de cerámica, muy parecida a la baldosa solo que de muy poco espesor y con una de sus caras vidriada, resultado de la cocción con base de esmalte que la hace impermeable y brillante. Estos pueden venir en diferentes formas geométricas, aunque la más generalizada es la cuadrada. Igualmente, la superficie vidriada puede venir monocromática o presentar multiplicidad de colores, siendo lisa o de relieve. El azulejo tuvo su origen en Oriente formando parte de las civilizaciones fluviales de la región y fue introducido a Europa en el siglo VII con las invasiones musulmanas a la Península Ibérica.

Muchas han sido las técnicas que se han utilizado en la fabricación de azulejos, pero muy pocas revolucionaron la elaboración de estos como lo hizo la mayólica. Esta técnica tiene su origen en Italia, pero su nombre se debe a alguna derivación de pronunciación con el puerto de Mallorca, donde eran exportados los azulejos desde el siglo XVI. La mayólica permitía pintar la pieza estando vidriada, cosa nunca lograda.

En esta ocasión nuestra pieza del mes es un azulejo colonial elaborado con la técnica mayólica propia de los siglos XVI y XVII. El mismo presenta una superficie lisa con una policromía que asemeja un diseño de flor. Estos productos podían llegar a nuestras ciudades coloniales provenientes de Puebla o de Lima, aunque se sabe que la mayólica también fue trabajada en el Istmo, sobretodo en la porcelana denominada Panamá Azul sobre blanco, que hacía clara alusión a la porcelana china.